Dr. Ramón Tallaj, founder and president of SOMOS Community Care

Doctor Ramón Tallaj: “Redescubrir al médico de familia”

Publicamos el discurso que pronunció el doctor Ramón Tallaj, fundador y presidente de SOMOS Community Care, en la conferencia internacional “¡Gracias, doctor!”, celebrada en Roma el 24 de mayo de 2024.

* * *

Buenos días, damas y caballeros. Gracias por estar aquí hoy y apoyar nuestra iniciativa. Un agradecimiento especial al Arzobispo Paglia por sus impactantes palabras y por liderar esta causa. No es una coincidencia que el Arzobispo Paglia esté con nosotros hoy. Él es uno de los principales co-patrocinadores de la campaña internacional “Redescubrir al Médico de Familia”, que apoya el rol del médico de familia. Nombrado por el Papa Francisco, el Arzobispo Paglia está aquí como el Presidente de la Pontificia Academia para la Vida, cuyos miembros representan diferentes ramas de las ciencias biomédicas para promover la ética de la vida de la Iglesia.

La relación entre la atención médica y el cristianismo existía antes de los tiempos de Jesús. Mike Aquilina, autor y periodista, afirmó en “Fe y Salud”, un libro publicado por nuestra fundación, que “con la legalización del cristianismo en el año 313, los hospitales surgieron casi de inmediato.” Solo después de que se reconoció el cristianismo, todos los seres humanos, independientemente de su estatus—soldados, esclavos, paganos o romanos—tuvieron acceso a un sistema de atención médica basado en las enseñanzas de Jesús para brindar caridad y amor desinteresado bajo el apoyo a la dignidad humana y la fraternidad universal. Es un mandato divino sanar y mostrar hospitalidad tanto a amigos como a desconocidos, e incluso a enemigos.

Ese era el ambiente en el que crecí en la República Dominicana. Mi padre y mi tío eran médicos que ayudaban incondicionalmente a todas las personas, especialmente a las más necesitadas. El médico de familia, que mi generación y las generaciones anteriores a la mía experimentaron, era un médico que visitaba el hogar cuando el paciente estaba demasiado enfermo para viajar al consultorio del médico. Un médico que conocía a las generaciones anteriores  y que abordaba las situaciones del hogar y del trabajo para dar un tratamiento integral. Cuando decidí convertirme en médico, sabía, basado en lo que había experimentado, que mi vida no iba a ser una vida para mí mismo o para mi familia. Iba a ser una vida dedicada a la mejora del sistema de salud a diferentes niveles… médico, científico, social, económico y político.

Después de décadas de presenciar la resiliencia del cuerpo humano, de la mente y del espíritu humanos bajo las condiciones más adversas, y de ser testigo del descarte por parte del sistema establecido hacia los más vulnerables, decidí ser más proactivo en la defensa de aquellos que no tenían voz. Con ese objetivo en mente, tuve la gran fortuna de ser nombrado por el presidente de la República Dominicana para servir como subsecretario de salud pública y servicios sociales.

En 1991, me mudé a los Estados Unidos para brindar atención médica a las comunidades inmigrantes hispanas de Nueva York a solicitud de Su Eminencia John Cardinal O’Connor, en ese momento el Arzobispo de Nueva York.

Durante la reforma de salud bajo Obama Care, tuve la oportunidad de involucrar a un gran número de médicos que trabajaban en las comunidades minoritarias de la ciudad de Nueva York. En 2015, SOMOS se establece como líder en dos áreas extraordinarias: Asociaciones de Práctica Independiente, o IPAs, y Organizaciones Responsables de Cuidado, o ACOs, con un enfoque en organizar grupos de proveedores de atención primaria minoritarios. Esto llevó a un énfasis en la atención preventiva de calidad basada en la comunidad y su relación con ahorros multimillonarios para los desatendidos y en la reestructuración de sistemas para acomodar sus necesidades.

A SOMOS el estado le confió el sistema de Pago Basado en el Valor para recompensar a los médicos de la red por brindar atención extraordinaria a pacientes vulnerables. A su vez, los médicos de atención médica ganaron compensación ligada a los resultados de los servicios que entregaron a sus pacientes. Este sistema tiene como objetivo responsabilizar más a los proveedores por mejorar los resultados de los pacientes. La atención basada en el valor cubre las necesidades médicas y de comportamiento y también cubren los Determinantes Sociales de la Salud como factores en los que nuestros médicos de la red se han enfocado desde nuestro inicio. Esto está transformando la atención médica en Nueva York.

Sin embargo, hay muchos más desafíos que los médicos independientes enfrentan hoy en Nueva York y en el resto del mundo, que causan la deshumanización de la Medicina, particularmente en contextos donde las cargas administrativas, los avances tecnológicos y las presiones financieras se apoderan de la atención centrada en el paciente y la conexión humana.

Esta campaña internacional tiene como objetivo restablecer esa conexión entre el paciente y el médico de familia. Y creo que muchos de nosotros en todo el mundo extrañamos esa fuerte conexión humana, porque la campaña cuenta, hasta hoy, con 1,155,389 firmas que apoyan este esfuerzo.

Ahora tenemos la clave para humanizar la atención médica asegurando que los pacientes sean tratados con dignidad, respeto y empatía durante todo su recorrido para mejorar su salud. Nuestra campaña exige una comunicación empática bidireccional donde los médicos aborden las preocupaciones de los pacientes y escuchen activamente sus necesidades, y los pacientes participen activamente en el tratamiento y mejora de su bienestar.

La novedad del médico de familia es que conoce el idioma, la cultura y las idiosincrasias del paciente. Además, el paciente conoce y confía en su médico. Hoy en día, los pacientes son más suspicaces con los médicos y el médico de familia puede restaurar su confianza. Es bien sabido que, durante la pandemia, el público se dio cuenta de que el sistema médico ya no es una institución en la que confiar. ¿Por qué debería creer en un médico que nunca he visto y en quien no confío? Recuperemos su confianza y fe en el médico de familia.

Para lograr esto, el médico de familia necesita un sistema de apoyo para ejercer un tratamiento integral que incluya no solo la salud física sino también las necesidades emocionales, sociales y espirituales de los pacientes y sus familias, siempre teniendo en cuenta sus antecedentes culturales y creencias.

La campaña tiene como objetivo reducir el estrés en la población al navegar por un sistema sanitario que crea un laberinto inmanejable de seguros, referencias, medicamentos y, potencialmente, desinformación en las redes sociales y otros canales. Educar a nuestros pacientes sobre sus condiciones de salud, opciones de tratamiento y cómo navegar por el sistema de salud los empoderará para tomar decisiones informadas sobre su atención.

Y, como médico y como empresario, no estoy en contra de la tecnología, al contrario, estoy a favor de la tecnología cuando asegura un acceso equitativo a los servicios de salud para todos los individuos y mejora la experiencia del paciente.

Pero nada de esto es posible sin proporcionar apoyo a nuestros proveedores de atención médica. Debemos reconocer y abordar las necesidades emocionales y psicológicas de nuestros médicos y proporcionarles los recursos para brindar atención compasiva. Así es como nuestro sistema de salud puede transformarse en un sistema más humanizado y centrado en el paciente, donde tanto médico como paciente se sientan valorados, respetados y apoyados por la sociedad en que vivimos.

GRACIAS POR SU APOYO.